Las voces dicen quédate donde estás,
trabajan día y noche cumpliendo su función,
preguntan si este martes iré a dormir,
pero no saben ni la mitad de la verdad.

El teléfono ha parado de sonar,
no así su timbre en mi cabeza,
las cartas recorren mis ojos,
y el cuarto ha perdido su color.

Regresan y van, personas que no recuerdo,
dicen conocerme, que son amig@s, que no me vaya.

Tomé un paseo breve, descalza por el pasillo,
frío, desprotegida, sin tacto, así me siento,
una azul, después una rosa, ese es el orden,
tal vez no, esta mente esta un poco revuelta.

No espero respuesta, pues ni siquiera me he preguntado,
aunque he estado pensando mucho, una rosa, una azul,
distracciones, manchas y puntos, vagas señales de donde estoy.

Como pude llegar a ser tan inconsistente, siendo tan consciente de saber que soy yo,
y por fin elijo dos momentos, porque ahora empiezo a recordar.

Seguir leyendo

Yo amo a una mujer,
pero no se si ella me ame de regreso,
no importa, ya se que debo hacer al respecto.
La haré mi musa,
le escribiré los más bellos versos,
le dedicare mis triunfos,
mis derrotas, mis lágrimas,
mis sonrisas genuinas,
mi sangre, mis orgasmos.
Yo amo a una mujer, que me regala los más dulces besos, pero la verdad es que no se nada acerca del amor y todo lo termino rompiendo.

Seguir leyendo

.

Aun no te das cuenta ¿verdad?

No te das cuenta que al final siempre te voy a perdonar.


Terapia de pareja

Mi depresión y yo vamos a terapia de pareja. Estamos tratando de reconciliarnos y llevar un equilibrio en nuestra relación.
A veces ella quiere matarme, pone ideas en mi cabeza de como debería morir, hace que piense en navajas cortantes, en puentes altos y en sogas colgadas en el techo, después de eso se acobarda porque sabe muy bien que si yo muero, ella deja de existir.
Mi depresión es demasiado posesiva, últimamente solo me quiere tener con ella en la cama, susurra dulces cantos de amor y hace que tenga sueño todo el tiempo.
Martilla en mi cabeza y hace que me de migrañas, a mi depresión no le gusta que salga con mis amigos, siempre me dice “Es tonto que salgas en busca de diversión cuando sabes bien que eres incapaz de divertirte” y entonces cuando salgo se la pasa como una novia celosa mandándome mensajes todo el tiempo, ofendiendome y sacando cada una de mis inseguridades, haciéndolas presentes y haciéndome sentir ausente entre la gente.
Últimamente ha estado haciendo cosas nuevas, dice que es para evitar la monotonía, me golpea fuerte con imágenes de ella siempre que termino de comer, hace que vomite lo que como, hace que me duela mucho el estómago. También ha comenzado a golpearme mientras duermo, me levanto con dolores de cuerpo y más cansada que antes de que me acostara, ha estado muy agresiva conmigo, se ha vuelto fría y siento que ya no tiene miedo de dejar de existir.
Lo puedo notar por las veces que me susurra “mátate” en el transcurso del día…cuando recién me despierto “mátate”, cuando me estoy lavando los dientes “mátate”, cuando me lavo la cara y observo las grandes ojeras bajo mis ojos “mátate”, cuando me meto a bañar “mátate”, cuando me seco el cabello “mátate”, cuando elijo la ropa del día “mátate”, cuando digo los buenos días “mátate”…cuando estoy mas cansada “mátate, mátate, mátate, mátate…”
Y es entonces cuando me preguntan si estoy bien, quizá porque se nota el conflicto en mis ojos…y cuando yo contesto que si, en realidad estoy diciendo ayuda, pero no puedo decir nada, me tiene cautiva, me tiene secuestrada…y la odio y la amo, y no quiero vivir ya con ella, pero tampoco se vivir si no está.
Es una relación dependiente, la necesito para poder vivir porque no se vivir de otra manera, no se vivir sin sentirme triste todo el tiempo, no se sentir otra cosa que no sea esto. Sin ella no escribo, no siento, se me olvida que estoy viva, pero también este dolor, este síntoma me está desgastando, puedo sentir mi mente cada vez más frágil, cada vez más su esclava…y me pregunto ¿donde quedo yo? ¿por que no puedo decidir sin necesitar su consejo?

Algo que escribí una semana antes de cumplir 24

A los catorce años las “decisiones mas difíciles” deberían ser en las cuales te preguntas que ropa deberías ponerte, o que comida te gustaría comer hoy, o a donde te gustaría salir con tus amigos…no sentarte en la orilla de tu cama a las cuatro de la mañana pensando si en verdad importa  tu existencia en este mundo o no…

Nadie debe sentir esa clase de dolor, ese vació que  te despierta en la madrugada y ya no puedes dormir y lloras…simplemente lloras porque a esa hora no puedes hacer otra cosa. No puedes gritar porque levantarías a tus padres y ellos no entenderían.
Te despiertas y lloras y piensas porque incluso dentro de tanto dolor aun queda un poco de coherencia…piensas que ojala nadie mas sienta este tipo de dolor…ojala nadie mas se despierte en la madrugada a llorar…a esconderse para sacar lo que le duele. Porque eso haces….lloras en la madrugada para escapar de las preguntas…¿Por que estas llorando? ¿Que te pasa? ¿Por que si tienes todo sigues llorando? ¿Que te duele?
¿Que puedo hacer para ayudarte? ¿No esta funcionando el antidepresivo? ¿Buscamos otra psicóloga? ¿Buscamos otro psiquiatra?….y así, las preguntas irán cambiando de tonalidad, irán cambiando de contenido con el pasar de los años; lo que siempre permancera es la misma respuesta…”No se” porque en realidad…nunca lo supimos.
Con el pasar de los años entendimos que nuestra forma de ser…nuestra manera de pensar no era apta para todos.
Ojala alguien nos hubiera dicho que 7 días antes de cumplir 24 años nos encontraríamos sentadas escribiendo nuestros recuerdos…analizando, encontrando mas respuestas de las que quizá nunca pensamos encontrar.

¿?

Son innecesarios los matices de tu voz,
un día me quieres y al otro no
hay días en los que pesa más  tu ausencia
y otros donde siempre la preferiría

Sie

Des in te gran do
Me siento tan ausente en este presente
Y ya no quiero poner mis esperanzas en esos 200 mg

….

He pensado en ese domingo dos veces esta semana, y en ella cada que miro a las personas, cada cosa en su lugar, pues incluso en el vacío existe un orden. Un paseo en mi locura porque todo tenia una razón de ser, y yo no lo entendí.

Aún ni siquiera puedo darme cuenta como sucedió, y en mi defensa, mi alma nunca ha sido vendida, ¿como ofrecer algo que nunca fue mío?

Nadie te va a amar como te amo yo.

“Nadie va a amarte como yo te amo.”

Me gritas, no se si estas enojada, últimamente peleamos mucho. Ya me acostumbre a dormir con frío. Ya no dormimos abrazadas, ya no te importa si me da miedo la oscuridad. Estas aquí, un millón de galaxias nos separan. Si esta es tu manera de amar, no quiero que nadie más me ame así.

Nos rompimos, nos desgastamos. Somos como el agua y el aceite, por mas que tratemos de disolvernos en noches de piel, ya no pienso en ti cuando estallan estrellas en mis ojos.

“NADIE va a amarte como yo te amo.”

Y vienen recuerdos, lo fácil que fue amarte, las noches que pasamos viendo las estrellas, descubrí que la luna brillaba más cuando se reflejaba en tus ojos, que también le hablabas a las estrellas cuando te sentías sola,  me mostraste en cual de tus tantas curvas debía perder el control, aprendí a decir te amo en lenguaje de señas, a hacer flores con filtros de cigarrillos, a besar con los ojos abiertos, a bailar bajo la lluvia, aprendí que tienes 17 lunares en la espalda y que cada uno fue sellado con mis labios, aprendí a descifrar tus sonrisas, aprendí que la vida también tiene colores, me enseñaste tanto, te entregue mi todo.

Conociste todo lo que soy, mi locura, mis adicciones, mis obsesiones, mis miedos, mis sueños, mis inseguridades, mi depresión, mi sangre, me descifraste mejor que cualquier terapeuta y me ayudaste a reconstruirme, tomaste mi mano cuando me buscaba, estuviste siempre cuando me encontré, aceptaste conmigo mis trastornos, dibujaste mariposas en mis heridas, sanaste un poco mi alma atormentada. Fuiste mejor que cualquier pastilla para dormir, que cualquier antidepresivo de pre inscripción. Contigo mi mente se alentó, ya no corría, ya no gritaba, ya no huí. Combatiste mis demonios y los pusiste a dormir, por eso te creí; Nadie te va a amar como te amo yo. Nadie te va a amar como te amo yo.

Duermes de espaldas, ya no buscas mi calor en la noche, nos rompimos, fueron demasiadas cosas, fue amor de verdad. Los restos de tus sonrisas aún me cobijan, todavía me pierdo en tus ojos, nadie te va a amar como lo hago yo.

– Gabriela Cecilia


LA CRUZ DEL SUR

LA CRUZ DEL SUR /Tango /

(Letra de Julio Cortázar)

(Musica de Edgardo Cantón)

__________

Vos ves la Cruz del Sur

y respirás el verano con su olor a duraznos

y caminás de noche mi pequeño fantasma silencioso

por ese Buenos Aires, por ese siempre mismo Buenos Aires.

Extraño la Cruz del Sur

cuando la sed me hace alzar la cabeza

para beber tu vino negro, rnedianoche.

Y extraño las esquinas con almacenes dormilones

donde el perfume de la yerba

tiemble en la piel del aire.

Extraño tu voz,

tu caminar conmigo por la ciudad.

Comprender que eso está siempre allá

como un bolsillo donde a cada rato

la mano busca una moneda, el peine, llaves,

la mano infatigable de una oscura memoria

que recuenta sus muertos.

La Cruz del Sur, el mate amargo

y las voces de amigos

usándose con otros.

Me duele un tiempo amargo

Ileno de perros y desgracia

la agazapada convicción de que volver es vano.

Comprender que un mar es más que un mar,

que la muerte se viste de distancia

para llegar de a poco, lenta, interminable,

como una melodía que se resuelve al fin

en humo de silencio.

Extraño ese callejón

que se perdía en el campo y el cielo

con sauces y caballos y algo como un sueño.

Y me duelen los nombres de que cada cosa

que hoy me falta,

como me duele estar tan lejos

de tu caricias y de tus labios.

Extraño tu voz

tu caminar

conmigo por la ciudad.

_
*Julio Cortázar